Farmacia Cangallo
Un tratamiento eficaz
depende del médico
tanto como de la farmacia.

Historia

La homeopatía fue creada por Samuel Hahnemann, uno de los grandes genios de la medicina, nacido en Prusia el 10 de Abril de 1755.
Hahnemann fue un medico consagrado al estudio y a la meditación, con profundos conocimientos de química, farmacia y toxicología. Fue un medico prestigioso que se decepciono de la terapéutica de su época y abandono el ejercicio de la medicina. Para poder vivir y sostener a su numerosa familia, se dedica a hacer traducciones dada su condición de poliglota.
Descubre la clave de la homeopatía traduciendo un libro donde se describía la intoxicación por quinina en obreros que manipulaban esa sustancia. Hahnemann sabía que la quinina mejoraba el paludismo. Entonces relaciona ambas cosas, es decir que la quinina, que es capaz de combatir el paludismo, produce en casos de intoxicación un cuadro clínico que remeda justamente al paludismo. En otras palabras, la capacidad curativa de la quinina esta expresada en el cuadro tóxico que ella produce.
Hahnemann piensa entonces que esta observación podría hacerse extensiva a otras sustancias, y se lanza a experimentar en sí mismo, en amigos y familiares drogas tales como la belladona, mercurio, azufre, etc. Observa que la belladona produce un cuadro similar clínicamente a la escarlatina; que la pulsatilla produce un cuadro similar al sarampión, y empieza a ver la posibilidad de curar las enfermedades con

sustancias capaces de reproducir la enfermedad natural. Comienza así por primera vez en la historia de la medicina, la experimentación en el ser humano.
Luego de seis años de investigar estos hechos, Hahnemannn enuncia la Ley de los Semejantes: "Similla similibus curentur", ley insinuada en la antigüedad por Hipócrates y por Paracelso. Esta ley expresa el concepto básico de la Homeopatía que es la curación por el semejante.